27/07/2017 _07:00

2

Este relato es la continuación de distributed_AGI_test_009 ganadora del concurso.


El despertador sonaba puntualmente a las siete, aunque Peter nunca se despertaba con la primera alarma. Al mismo tiempo que se desbloqueaba, su teléfono le ofrecía el típico refrito de correos, anuncios, notificaciones de redes sociales, actualizaciones pendientes y llamadas perdidas de números desconocidos (añadirlos a la lista de bloqueados sería lo siguiente que haría mientras preparaba el desayuno).

Hoy nada parecía interponerse ante sus quehaceres, aunque esta vez algo era distinto. No sentía el ímpetu de enfrascarse en los gráficos de procesamiento, sumergirse en el diseño de capas… —Y es normal —se justificó. Tenía la sensación de haber estado al borde de la hecatombe. Finalmente su sentido de la responsabilidad se impuso y la inquietud se desvaneció hasta convertirse en la habitual pasión. Destripó los entresijos de las TPUs, modificó los procesos de adaptación de los pesos sinápticos, revisó los métodos de supervisión de las RNA. Todo iba bien.


Hasta que se dio cuenta.


Autor: H. Marín

1 Comentario

  • El relato de H. Marín invita a ser continuado, así que vuelvo a abrir concurso. Ya sabes, si tienes blog, comenta con un enlace. Si no tienes blog, escribe aquí mismo, en un comentario.
    ¡Tú decides el destino de Peter Englert, y puede que también el de la humanidad!

Archivos

Boletín de noticias

Sígueme

Etiquetas… ¡puag!